29 Jul

Estrip art

por Jess Sales

carcass

1)

“L’amour déversé sur le vol: 

la peau et l’âme sont entrela-

cées dans le rêve d’inspiration”

(Robert de l’Isle-Adam).


2)

Sobre la piel del vidrio dos figuras de literatura dibujada disfrutan del juego aéreo que combina el salto a la comba y el columpio (con el obstáculo terrestre que hay que saltar). Y, sobretodo, petrificarse en el tiempo para no estrellarse sobre el murete lateral que delimita la vidriera. Si el salto fuera ingrávido se acercarían al cielo estelar, despojándose del paisaje urbano que los enmarca.

Al fondo, la fachada ocre recuerda la ciudad gótica (Gotham City) del inquietante murciélago Volador. Figuras del aire que se asocian al onirismo más evocador, nacido en el primitivismo del ensueño puro. Son juegos que dan alas a la imaginación. Juegos que saltan y vuelan, que viajan. Que son celestes. Voluntad de poder que es poder realizar la voluntad más lúdica: fundirse con el firmamento y no pensar en nada disfrutando del todo.

A Einstein se le atribuye esta frase: “El vuelo de una mosca también es un viaje espacial”.

¿Os acordáis del hombre-mosca de Jean Giraud Moebius…?


3)

“Muy joven abrí mis brazos a la pureza. No fue más que un batir de alas en el cielo de mi eternidad… Ya no podía caer.”

Paul Éluard (Dar a ver)


4)

En el juego hay algo de vagabundo. O vagamundo. O estravagamundo. Actividad donde el espacio y tiempo lúdico evocan la primitividad de lo imaginario: imagino que vuelo, imagino que soy un pirata, que soy un pistolero o un mago zahorí. Imagen, imaginación, imaginario. Imago mundi. El niño y el joven, en el juego, no piensan inmóviles sino que imaginan movilizando todo el cuerpo, con la fuerza de su espíritu. Son actores -en el acto, en todos esos momentos- que representan la realidad del deseo.

El niño y el poeta son seres que creen en lo que hacen: crear. Creerse la ficción y crearse la realidad. Algo así como des-realizarse (volar por lo aires o flotar en la logosfera) y real-izarse.


Fin de impresión.

Descanso del amanuense.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *