17 Ene

“John Ford a París”, Capítol 59

per Maiol de Gràcia

L’HOME DE GRIS  (3a part)

Quan parla dels homes de gris, L’Andreu els compara amb músiques aquàtiques de ritmes apagats, cadències obscures darrera les quals s’amaga un propòsit narcotitzant. De la mateixa manera, els grisos no triguen gaire a passar inadvertits, i, tanmateix, els tens constantment al teu voltant, dominant les pautes interiors com gats perses endormiscats.

És aquí, teoritza, on rau la clau de la nostra victòria. És des de l’estudi meticulós de tota la gama de grisos d’on ha de sorgir l’espurna que ens ha de salvar. El que no tinc tant clar –i això no li ho he comentat mai-  és salvar de què.  El Toni ja fa tres mesos que té el seu home a casa i, més que acostumat, sembla satisfet. La dona  va marxar amb els nens i l’amant i l’home de gris ha omplert els buits amb converses neutres i calor humana. Per acabar-ho d’adobar, últimament li plega la roba i li fa el dinar. També s’està llegint els llibres de l’estanteria del menjador, i fins i tot li ha demanat si pot fer el mateix amb els que ha vist apilats a l’habitació. Leer más

15 Ene

Corrosión, Cap. 36. La espera

por Dioni Porta

Muchas cosas hemos perdido con esta nueva era en la que nos encontramos inmersos. Entre las cuales se encuentra el deterioro progresivo de nuestra predisposición para la espera. Una lástima: ahora ya nadie aguarda y, cuando lo hace, el binomio espera-observación ha sido atropellado sin piedad por las distracciones del telefonillo. Una sociedad más estúpida nos hemos regalado renunciando a la espera, que siempre había funcionado como una suerte de microperspectiva alzándose recurrente a lo largo de la jornada para recordarnos que podemos soñarnos como mamíferos que observan, piensan y deciden. Leer más

10 Ene

“John Ford a París”, Capítol 58

per Maiol de Gràcia

L’HOME DE GRIS  (2a part)

Ha xuclat el cigarro i n’ha exhalat el fum. L’aire viciat l’ha embolcallat en una espiral de boira i n’ha diluït els contorns. Com era d’esperar, no m’ha respost. Ha seguit fumant i  allargant el coll cap a la llum com un llangardaix ressec.  Li he preguntat si volia més cafè i ha negat amb el cap. M’he dirigit al menjador i ja m’hi esperava assegut al sofà.

– Encara no m’has dit el teu nom.

-Joan.

-Quants anys tens, Joan?

-25.

-Ets d’aquí?

-No.

-Doncs parles un català excel·lent.

-Gràcies.

-Ara haig de marxar. Tornaré en un parell d’hores.

-Molt bé.

-Qualsevol cosa que necessitis, tu mateix. Leer más

09 Ene

Grande y rojo

Xavi Ballester

 

Es grande. Es rojo. Parece

del este porque los hombres del este son

grandes y rojos, al menos los que yo magino. Duerme

despatarrado ocupando todo el banco

del vagón de Metro que nos devuelve a casa. La gente

lo observa, seria, precavida, indignada. ¿Por qué?

Él sigue dormido, ajeno, grande, rojo. Si detienes la mirada

en su piel porosa, el rojo se torna lila, el lila

se cristaliza y el cristal se vuelve papel.

El Metro se detiene, las puertas se abren.

Unos salen, otros entran y lo miran.

El Metro arranca. Ahora ronca.

Al poco empiezan las risas. Alguien

propone despertarlo. Un chica desenfunda

una guitarra y empieza a tocar suave. Unos hombres

con las manos emblanquecidas por el yeso y el rostro tostado por el sol, de pie,

en círculo, no se inmutan. Un viejo atraviesa el muro invisible

que se ha alzado entre los viajeros agolpados y el durmiente,

se le acerca y se inclina hasta casi

rozarle los labios hinchados. Respira, dice.

Alguien silba, alguien silba muy fuerte. Dos chicas negras

ríen. Una de ellas lo fotografía con el móvil y teclea la pantalla.

El hombre del este ronronea, todos callamos. Suena la guitarra.

El hombre del este ronronea, todos callamos. Suena la guitarra.

Se revuelve sobre sí mismo y deja a la vista

el forro blanco de los bolsillos vacíos: “No tengo

nada, sólo tengo mis sueños que sueño

ahora aquí, ante vosotros, donde vosotros

no os atrevéis a soñar”, parece decirnos. Pero nadie

le escucha y el hombre del este sigue durmiendo.

El Metro se detiene de nuevo. La chica guarda la guitarra.

en una funda negra. Transbordo. Unos

bajan, otros suben. El espectáculo

ha terminado, el espectáculo vuelve a empezar.

Es grande. Es rojo. Parece

del este porque los hombres del este son

grandes y rojos.

 

08 Ene

Corrosión, Cap. 35. Autocrítica

por Dioni Porta

Empezaré esta nota echando pestes de Pornografía de Gombrowicz. Me aburrí tanto que no pude acabarla. Apenas un puñado de párrafos me sirvieron para constatar que no lograría establecer ninguna conexión con la novela; tirantez que no hizo sino aumentar a medida que iban pasando las páginas y avanzaba con ellas nuestra tensa relación. Después de unas cuantas escaramuzas de conflictiva lectura, opté por desistir sin albergar ninguna duda a la hora de culpar a Gombrowicz de semejante fracaso. Me dije que Pornografía no era más que un remake fallido de Ferdydurke, un regreso de Gombrowicz a sus temas de siempre —la forma, la inmadurez disfrazada de rigor y pautas de actuación o el eterno conflicto entre juventud y vejez, entre plenitud y no-plenitud— que había degenerado en un artefacto pastoso y aburrido que no ofrecía nada nuevo, sino más bien todo lo contrario, pues la novela acaba resultando una parodia intrascendente de las obras maestras gombrowiczianas. Aquel Ferdydurke o aquel Cosmos que lecturas tan entusiastas me habían provocado y que no habían encontrado en Pornografía una digna sucesora. Leer más

15 Dic

Estrip Art, “Poemes” de  Dioni Porta

Poemes,  Dioni Porta

 

RAONS

Els adults estan programats per pensar

i nosaltres fets per jugar.

Alimentar pelutxos. Empresonar-los.

Comptar llaunes buides des del cotxe.

Fer curses de daus entre molles d’entrepà

i assemblees de nines per fi polititzades.

 

Els caramels ens ensenyen a mossegar

i els escacs, que primer moren els sequaços.

L’univers és la rèplica somorta

del joc iridescent amb uns còdols.

 

Infància promesa però inacabada

per culpa de la raó,

innecessàriament carregada de raons,

sempre grunyint

amb l’ajuda de resums subjectius.

Plètora de doctrina

contra la fragilitat indestructible

d’un castell imaginat.

Leer más

13 Dic

“John Ford a París”, Capítol 57

per Maiol de Gràcia

L’HOME DE GRIS  (1a part)

He obert els ulls i l’he vist allà, assegut a la cadira, contemplant les teulades nevades de París per la finestra. No s’ha immutat ni quan m’he incorporat i el llit ha fet el seu grinyol característic. A mi tampoc m’ha sobtat la seva presència. De fet, ja feia dies que esperava el meu torn, i tenir-lo a casa m’ha fet sentir d’alguna manera alleugerit.

M’he llevat i he passat pel seu costat. M’he dirigit a la dutxa, he ajustat la porta i he deixat brollar l’aigua fins que el baf d’escalfor ha envaït tots els racons del lavabo. Quan m’he girat per treure’m el pijama, me l’he trobat a menys de dos pams, dempeus i de cara a la porta. M’he endut un ensurt de pebrots i he fet un bot enrere, he relliscat amb la humitat de les rajoles i de ben poc que no m’enclasto de cap contra la pica. Ja sabia pels amics com anava això de tenir el teu home de gris a casa, els patrons innocus d’acompanyament permanent i tota la resta. Una cosa molt diferent, però, serà acostumar-s’hi. Leer más

11 Dic

Corrosión, Cap. 34. Palabra, frase, conjunto y párrafo

Mi cofradía bibliotecaria era un clan numeroso, pero los más asiduos, aquellos que, ofendiendo a la propia naturaleza extrovertida del grupo, podríamos denominar como el núcleo duro, éramos el quinteto. Como ocurre con todas las asociaciones temporales de amigos,  parecía que nos hubiéramos repartido el territorio, de forma que uno de nosotros era ágrafo, otro adoraba las palabras, un tercero creía en el conjunto del relato o yo mismo, que adoraba las frases. Pero el pedazo más curioso de todos era el de Rosales, para quien la unidad literaria más trascendental era el párrafo.

Nuestro ágrafo estrella era Pere-Lluís, que no había escrito jamás ni media palabra, según juraba y perjuraba sin descanso para defenderse de nuestras recurrentes chanzas, a través de las cuales pretendíamos dibujarle la caricatura de escritor oculto con innumerables novelas guardadas en un cajón. Tal era su grado de conciencia para evitar la escritura, que incluso a la hora de comunicarse por correo electrónico, solía ser sumamente minimalista, temeroso de perpetrar cualquier partícula literaria, aunque fuera involuntariamente. Por supuesto, Pere-Lluís era el mejor lector, pero, parafraseando a Scott Fitzgerald, “eso era todo”. Leer más