15 Dic

Estrip Art, “Poemes” de  Dioni Porta

Poemes,  Dioni Porta

 

RAONS

Els adults estan programats per pensar

i nosaltres fets per jugar.

Alimentar pelutxos. Empresonar-los.

Comptar llaunes buides des del cotxe.

Fer curses de daus entre molles d’entrepà

i assemblees de nines per fi polititzades.

 

Els caramels ens ensenyen a mossegar

i els escacs, que primer moren els sequaços.

L’univers és la rèplica somorta

del joc iridescent amb uns còdols.

 

Infància promesa però inacabada

per culpa de la raó,

innecessàriament carregada de raons,

sempre grunyint

amb l’ajuda de resums subjectius.

Plètora de doctrina

contra la fragilitat indestructible

d’un castell imaginat.

Leer más

08 Dic

Estrip Art, per Vicent Andrés Estellés

 

“No hi havia a València dos amants com nosaltres. 

Feroçment ens amàvem del matí a la nit.  
Tot ho recorde mentre vas estenent la roba.  
Han passat anys, molts anys; han passat moltes coses.  
De sobte encara em pren aquell vent o l’amor  
i rodolem per terra entre abraços i besos. 
No comprenem l’amor com un costum amable  
com un costum pacífic de compliment i teles  
(i que ens perdone el cast senyor López-Picó).  
Es desperta, de sobte, com un vell huracà,  
i ens tomba en terra els dos, ens ajunta, ens empeny.  
Jo desitjava, a voltes, un amor educat  
i en marxa el tocadiscos, negligentment besant-te,  
ara un muscle i després el peçó d’una orella. 
El nostre amor és un amor brusc i salvatge,  
i tenim l’enyorança amarga de la terra,  
d’anar a rebolcons entre besos i arraps.  
Que voleu que hi faça! Elemental, ja ho sé.  
Ignorem el Petrarca i ignorem moltes coses.  
Les Estances de Riba i les Rimas de Bécquer.  
Després, tombats en terra de qualsevol manera,  
comprenem que som bàrbars, i que això no deu ser,  
que no estem en l’edat, i tot això i allò. 

No hi havia a València dos amants com nosaltres,  
car d’amants com nosaltres en són parits ben pocs.” 

01 Dic

Estrip Art, per Maria Serentill

 Mira, per Maria Serentill

2017

Mira-la. Què guapa que és! Joder, jo a aquesta me la faria… Si en té ganes, ens mira de cua d’ull. Ens està coquetejant. Ensenya les cames, va escotada. Aquesta ha sortit a buscar mambo, què fa si no tota sola aquí, ara, a aquesta hora? Busca, busca… és una buscona. Si no volgués, aniria amb un home que la defensés, que marqués territori, “és meva, no la toqueu”, però no va amb ningú; no té propietari, i les coses que et trobes pel carrer sense propietari, les pots agafar, oi? Diguem-li alguna cosa, acostem-nos-hi, a veure si s’hi posa bé, i si no, ja serem nosaltres que li farem entendre que en realitat, no sap el que vol. Ja sabem, que per elles, un “no” és un “potser”, i un “potser” és un “sí”.

És dissabte al vespre, i no em ve de gust estar-me a casa. La Mireia m’ha convidat a la festa del seu cosí, però ell i la seva dona em cauen fatal. No vull passar el vespre obligant-me a riure per bromes que no fan gràcia. A més, vull estar sola. Sola amb mi, sola amb la ciutat. El fred m’ajuda a pensar, a dedicar-me uns moments per mi, i per ningú més. Prendria una copa tranquil·lament a la barra d’un bar, per sortir després amb l’abric descordat; gaudint de la fresca nocturna, de les línies que dibuixen les llums dels fanals, de les ombres difuses de les cases, dels carrers que una llum groga opaca torna fantasmagòrics. Leer más

24 Nov

Estrip Art, per Núria Ros Obrador

L’odi del destípor Núria Ros Obrador 

Inundat de negre fel,

aguanta estentori

un jove desvalgut,

mentre escolta la sentència

que el condemna

a treballs forçats de per vida

i uns insectes gegantins

frisen per buidar-li els ulls i la memòria,

en el precís moment

en que el mar excels

es converteix en un toll d’aigua,

fosca i embarrancada,

amb l’únic destí

de ser engolit per la terra.

 

17 Nov

Estrip Art, por Geovanna Lasso 

y… ¿la libertad?, por Geovanna Lasso 

Intento estirarme, no puedo… qué es este lugar tan pequeño, que apenas puedo moverme?. No veo nada…todo es viscoso, húmedo, oscuro. Esto empieza a ser insoportable! Sáquenme de una buena vez de aquí!! Sé que afuera se la están pasando bomba!! Lo puedo escuchar!! Los sonidos son muchos, se confunden unos con otros. No entiendo nada, solo sé que afuera pasa mucho y que me lo estoy perdiendo!. Quiero libertad! Libertad? De donde me ha salido esa palabra? Bueno, no lo sé, suena bien. Suena a estar fuera, a saltos, a charcos, a ramas largas y cortas, a hojas de todas las formas, tamaños y colores! a gotas que me mojan, a cantar!, suena a descubrir, a conocer y explorar nuevos lugares, suena a insectos abundantes y diversos. Suena a estar con otros como yo, a cantar juntos, a saltar juntos, a tener un buen lugar donde descansar. Suena a jorga, a juerga, a placer y amor.

Bueno ya! quiero salir ya a ser libre ahí, afuera, donde todo parece mejor. Lucharé por esa libertad, voy a salir! Leer más

10 Nov

Estrip Art, por  Fernando Aizpun

Párpados de neón, Fernando Aizpun

El muñeco fue el primero en cerrar los ojos. No pude escuchar el sonido que hicieron sus párpados rígidos. Siempre lo hacían cuando se cerraban. Era antiguo. Mamá me dijo que le atropelló un coche, pero a Papá nunca le había gustado. Creo que le recordaba a mí. Se llamaba Patton.

– Tiene la mirada hueca – decía él. Entonces Mamá lloraba y yo berreaba, y me tiraba al suelo, que se hundía como cuando me despierto por la noche asustado.

Tampoco oí los párpados de Mamá, cuando cayó por la ventana y el suelo se rompió del todo. Papá me llevó a aquel colegio extraño y cerró los ojos. Todos eran adultos y también tenían los párpados cerrados. Leer más

03 Nov

Estrip Art, por Juan Freile

El lugar del corazón, por Juan Freile

Cogí el cuchillo más filo con mi mano izquierda, que es la que me sirve, y me arranqué la cabeza de un solo tajo. Asenté el cuchillo en la mesita de noche, cuidando de no encharcar el tapete de sangre, y salí.

Llevaba mi cabeza apoyada en un costado, como solía llevar el balón cuando bajaba a la cancha a jugar con mis primos, pero luego la guardé en una funda porque empezaron a quemarme los ojos por el sol. De dónde habré sacado la funda, no sé y tampoco importa.

Me eché la funda al hombro izquierdo, que es el que me sirve, y seguí andando. Caminaba como tonto porque a través de la funda todo se veía borroso. Y encima, el plástico me hacía sudar la frente, y el sudor se me metía en los ojos, y los ojos me ardían, y tenía que parpadear un montón. Leer más

27 Oct

Estrip Art, por Elsa Plaza

El grifito de Totchi

Al dar vuelta la esquina recién se atrevió a mirar hacia atrás. A pesar del gorro, con el que había ocultado la válvula que  tenía colocada en la cabeza, sabía que su cara era inolvidable. Refugiarse en la clínica Dermoestética, de la calle Muntaner, era la primera parte de su plan de fuga. ¿En qué mal momento de su agitada vida se le había ocurrido coserse los labios con hilo de zapatero y pedirle a su amigo, el tatuador  oficial del talego, que le inyectara tinta verde  bajo la piel de los pómulos? Un proceso de absorción, inducido por  oxidación de compuestos orgánicos, coincidiendo con el aire mefítico de la cárcel, hizo que el hilo de zapatero se absorbiera, y así quedó para siempre, su  cara como  zapatilla de deporte.  Aquellos eran otros valores, y Totchi (como le llamaban sus coleguis) era el más punk de todos los punks de la Modelo. Decía que él había tocado en Londres con los  X Ray Spex ,y que Marianne Elliot- Said, en persona, la reina del punk de finales de los 70, le había hecho los dos peircings en los pezones, a los que había traspasado un grueso aro de plata. Buenos días aquellos en los que aún, en Semana Santa, lo dejaban hacer de Cristo en la capilla de la prisión, y los coleguis le pasaban la cuerda por los aros de plata y lo izaban a la cruz. ¡Ah, el buen y auténtico  bondage! Totchi sabía como hacerse respetar,  nadie se atrevió nunca  a quitarle nada, ni siquiera las cajas con chinches y pulgas que guardaba celosamente. Eran un arma eficaz contra el guardia odiado, en un descuido se las echaba dentro del uniforme. Leer más