23 Feb

1992 Wake up, Rage Against The Machine

por Javier Avilés


Vamos, despierta. ¿No te das cuenta que nada ha cambiado? Tira esas pastillas de una vez, chaval y escucha. ¿No crees que eso fue un disparo? Llevan disparando décadas contra nosotros. Estamos inmersos en una guerra desde hace cincuenta años. Y no, no creas que nuestro enemigo son los soviéticos o los fundamentalistas. Son francotiradores controlándonos desde los tejados de la escuela de economía de Chicago. Son los estados que cargan su frustrante incompetencia contra quienes alzan la voz, contra quienes tienen demasiada rabia acumulada dentro, contra quienes claman por salir del charco de mierda que les cubre hasta las rodillas. ¡Despierta! ¿No te das cuenta que cuando ellos te mandan saltar tú solo preguntas cuán alto quieren el salto? Salta, disparo, salta, disparo. Ahí viene la ley, con sus porras manchadas de heces y sangre de sodomizar a detenidos. Te golpearán hasta dejarte inconsciente. Te matarán si además de protestar eres afroamericano, eso allí, donde los mismos custodios de la ley son los que queman cruces. Pero no hay diferencia alguna. La economía es global, la violencia es global. Te saltarán un ojo si protestas. Te meterán en la cárcel si les da la gana bajo acusaciones ridículas. Mientras los dirigentes del fondo monetario se pasean por el mundo aireando impunemente sus delitos. Dando lecciones. Recordando a los gobiernos que no deben interferir en los objetivos económicos globales. Ordenándoles que gasten su dinero en armar a las fuerzas de orden público. Tasers y cañones sónicos y esteroides. Y nosotros armados con nuestra rabia acumulada en nuestro interior, puño en alto este mundo hipócrita. ¡Despierta, chaval! Los estados deben olvidarse del bienestar de los ciudadanos. El poder económico les obliga a cuantificarlos en base a la capacidad productiva y consumista. Todo estado, toda nación, se evalúa como si fuera una empresa. No somos más que peones al servicio de un juego macroeconómico del que estamos excluidos. ¿Recuerdas a aquel hijo de puta al que entrevistaron cuando empezó la crisis de 2007? ¿Aquel que estaba tan entusiasmado porque la caída de aquella financiera ahogada por las subprime ofrecía grandes oportunidades bursátiles? Exaltado porque la desdicha de muchos iba a proporcionar grandes beneficios a unos pocos. A los mismos de siempre. Sí, claro, esos que se enriquecen también son personas, pero habría que preguntarse por qué clase de personas son si no tienen escrúpulos en arruinar a miles de otras personas para enriquecerse en nombre de una entidad abstracta como puede ser una empresa. ¡Hay que luchar! No preguntes por qué. Pregunta contra qué. Hay que luchar contra todo. Hay que desalojar a esos cerdos del poder. ¿Después? Jajajajajajajajajajaja, joder, chaval, que me atraganto. Después habrá que luchar contra los nuevos cerdos que ocupen el poder. Esta lucha no tiene final. Joder, joder. Ahora no puedo dejar de toser. Me troncho contigo, chaval. ¿No te lo he dicho ya? Las cosas no han cambiado nada desde hace décadas. Algunas sí, pero pocas, y obedecen a cuestiones circunstanciales. Antes, en las escuelas estadounidenses, enseñaban a los niños a protegerse de un ataque nuclear escondiéndose bajo los pupitres. Jajajaja, como si eso sirviese de algo. Mira las imágenes de las detonaciones atómicas. Mira las casa volar por los aires. Observa la gran bola de fuego consumiendo todo a su paso. Observa la devastación total. ¿Qué esperaban? ¿Qué tras la bomba soviética iban a surgir indemnes de debajo de su pupitre? ¿Qué podían salvarse escondiéndose dentro de la nevera? Les mentían. Les decían que había una pequeña esperanza de salvación. Ahora las cosas han cambiado. El enemigo es caótico e imprevisible. No hay satélite que detecte el ataque con antelación, ni pupitre bajo el que escondernos. Acabemos la película con una explosión que nada tenga que ver con el relato. Ese es el miedo que ahora nos consume. Ese es el miedo que ahora emplean para mantenernos dentro de nuestro redil. ¡Despierta!. Escucha: Movements come and movements go, leaders speak, movements cease. When their heads are flown ‘cause all these punks got bullets in their heads, department of police, the judge, the feds, networks at work, keepin’ people calm. Mantén la calma y espera la bomba. Puedes hacerte una camiseta con ese lema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *