15 Sep

Estrip Art, per Alicia Marsans

per Alicia Marsans

(Estación de tren de Camallera, foto de Viki Tumeu)

Vivimos un momento con un tal exceso de imágenes que se nos pasan por delante maravillas y ya no las sabemos mirar, quien mira es la cámara en la que guardamos la imagen que nunca tenemos el momento de mirar o remirar, y cuando se mira; al contrario de lo que uno se espera, la vemos al doble del tamaño de un sello, eso es todo, le ponemos un corazón, después de un segundo de observarla, como mucho y fuera, a otra imagen, todo bien rápido, pero claro también nos perdemos lo que yo llamaría mirar, contemplar. Lo mismo pasa con la música, que la cantidad de música a la que accedemos es enorme, pero la calidad pésima, cada vez nos conformamos con menos y todo a una rapidez inaudita, eso sí.

El grafitti ya se basa en ese planteamiento, ves un tren pasar rápido y pintado, desde las autopistas, tiene algo de imagen para ver en movimiento. Se ve, lo que se ve. El grafitti que hasta ahora era una protesta, se ha vuelto también un arte, un arte rápido, basado en ideas y conceptos, algo bastante alejado de la pintura, a pesar de ser pintura.

Cuando espero el tren en este pueblo, normalmente es para ir a Barcelona, aquí tenemos este gato, o león, animal… primero me recuerda a la ciudad, hasta hace unos años no se estilaba ver grafittis en los pueblos, era una cosa exclusivamente urbana, una queja de los jóvenes marginales, ahora ya no… ahora se trata de jóvenes caprichosos que te imponen sus imágenes a veces pintando una roca entre las viñas y destrozando la gama cromática que la naturaleza nos ofrece, otras con mucha gracia, sugiriéndonos cosas curiosas como este gato que algo se pregunta no se bien qué, pero como pintora me asombra que el grafitero haya escogido el suelo y la esquina. Ahí, con todos mis prejuicios veo algo de pintura; dentro de un espacio; dónde pongo algo y porque…al menos hay ahí un segundo o también la bonita casualidad del lugar que ha escogido el hacedor, si acaso tuvo un momento de reflexión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *