29 May

Desde la caja de libros IV

por @librosfera

¿Cómo se denomina la pegatina esa que los libros de la biblioteca llevan en el lomo, con una combinación a primera vista aleatoria de números y letras, que sirve para saber dónde se ubica cada libro dentro del laberinto que es la caja de libros y, (esto es información confidencial, no se lo digan a nadie) que es un primer indicio para saber de qué va el susodicho libro?

(Respuesta: tejuelo)

¿Cuáles son las siglas con las que, desde la informatización de las bibliotecas, las bibliotecarias nos emperramos en denominar a los ordenadores desde los que las lectoras pueden realizar búsquedas en el fondo de la biblioteca, y qué demonios significan?

(Respuesta: OPAC, Online Public Access Catalogue)

Que las usuarias no entienden la jerga con la que denominamos el mundo encapsulado entre las cuatro paredes de la caja de libros es algo a lo que la mayoría de nosotras nos acostumbramos. Una aprende a decir “desde ese ordenador” en lugar de “desde ese OPAC” o a indicar a la usuaria que “en esta pegatina tiene que tener esto escrito”.

Pero hay una cosa que, por muchos años que pasen, por mucha experiencia que una tenga, por muy curada de espantos que esté, siempre siempre SIEMPRE me pone la piel de gallina, y es cuando una usuaria se acerca al mostrador y dice…

¿Para alquilar es aquí?

Una pequeña grieta se abre en mi alma.

La grieta poco a poco se abre paso.

Y se me parte el corazón.

¡En la biblioteca, los libros no se alquilan!

¡En la biblioteca los libros se prestan!

¿Qué más da que ambas sepamos que en realidad no se trata de otra cosa, pues entre todas estamos pagando con nuestros impuestos las bibliotecas, y podría argumentarse con fundamento que sí se trata de un alquiler?

¡Hagamos como que no es así!

¡Vivamos en la mentira!

Esto es para préstamo.

Para prestar, por favor.

O incluso:

Esto es para llevar a casa.

Para llevar, gracias.

Salven a su bibliotecaria de cabecera, y eliminen de su vocabulario la palabra “alquiler” cuando entren a la biblioteca.

Yo, en nombre de todas, se lo agradezco…

[Esta entrega de “Desde la caja de libros” ha sido patrocinada por la primera entrega de “Corrosión”, en la que aparece el verbo alquilar .]

 

One thought on “Desde la caja de libros IV

  1. Pingback: Desde la caja de libros XIV - Revista Rosita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *