03 Mar

El demonio se vista de izquierdas

por Carolina Montoto

Soy la doctora M., especialista en medicina familiar y comunitaria, y hoy estoy sulfurada. La olla a punto de estallarme como una cabeza de presión. O al revés.

Voy al banco y el empleado de turno me mira con condescendencia cuando le repito, y ya van tres veces, que no quiero un plan de pensiones, y menos comprar deuda del Estado. E insiste, raca raca raca, como si yo fuera menor de edad y no supiera lo que me conviene. Su mirada, ahora clemente. O aún viviéramos en los tiempos en que el espacio propio de la mujer era la cocina. Sin conexión alguna con el Gran Mundo, del que era excluida. Subida siempre sobre unos zapatos de tacón que le impedían avanzar al mismo ritmo que los hombres. Con una faja opresora que dificultaba que la sangre le llegara al cerebro. Leer más

24 Feb

Sedición en las aulas y yo con estos pelos

por Carolina Montoto

Soy la doctora M., especialista en medicina familiar y comunitaria, y acabo de enterarme de que en la Universitat Autònoma de Barcelona hay una conspiración de estudiantes y trabajadoras para imponer en el claustro universitario su entramado separatista, desmembrador de la unidad y agitador de las masas. En otras palabras, masón y rojo.

¡Sedición en las aulas y yo con estos pelos!

A los hechos me remito: el 17 de abril de 2013 unos 200 estudiantes entraron en el rectorado de la UAB, y, según se afirma en La Vanguardia (hasta 1978, La Vanguardia Española), hubo aldarulls, actes violents al campus universitari, desperfectes i «greus coaccions, amenaces i intimidacions a quatre estudiants i a l’exvicerectora d’estudiants al llarg d’uns quants anys».  Leer más

10 Feb

La doctora Porta entra en acción

por Carolina Montoto

Soy la doctora M., especialista en medicina familiar y comunitaria, y hoy puedo decir, como Martin Luther King, que yo también he tenido un sueño. Aleluya. He soñado que ADESLAS SegurCaixa no ofrecía las instalaciones de urgencias psiquiátricas del Parc de Salut Mar para atender a sus clientes, como anuncia en su cartera de servicios. Que el Parc de Salut Mar no estaba en vías de convertirse en un Barnaclinic 2, donde la sanidad privada se dedica a fagocitar a la sanidad pública. Alabado sea el señor Comín. Que sus palabras: «No puede haber un trasvase de lo que entra por la puerta pública y lo que entra por la puerta privada» se convertían en hechos. Leer más

03 Feb

Dentro de los higadillos de una superrica

por Carolina Montoto

Soy la doctora M., especialista en medicina familiar y comunitaria, y hoy he vivido una experiencia singular: he entrado en contacto con las altas esferas económicas. Ahí es nada. Estaba lloviendo y, como no llevaba paraguas, he vencido todos mis escrúpulos y me he metido  en el Corte Inglés.

Cielos, hasta me da vergüenza decirlo. Leer más

27 Ene

Nadando en turbias aguas

por Carolina Montoto

Nadando en las turbias aguas de los paraísos fiscales

Hoy, una serie de malentendidos me han llevado a recalar en un bufete de abogados cuando menos «dudoso».

Primer malentendido (estupidez, en realidad): Le comento a una conocida que he tenido un problema con Hacienda y que ahora me reclaman el pago de una deuda atrasada.

Segundo malentendido: Mi melena recta, mis pantalones de pinzas y mis zapatos Mascaró, que han hecho que esta conocida me tomara por quien yo no era y que me recomendase un bufete de abogados cuando menos «dudoso». Leer más

20 Ene

La mano justiciera

por Carolina Montoto

Soy la doctora M., especialista en medicina familiar y comunitaria, y hoy me he visto inmersa en una situación algo comprometida. Enervante, más bien. Con una paciente que decía padecer insomnio y que mostraba síntomas evidentes de ansiedad. Treinta y cinco años, exfumadora y bebedora de una cerveza diaria. Sin otros antecedentes de interés y sin anomalías en la exploración física.

Hasta ahí todo correcto. Leer más

13 Ene

La toma de invierno de Zara

por Carolina Montoto

Soy la doctora M., especialista en medicina familiar y comunitaria, y quiero explicar que hoy paseaba yo por Gran Vía, a la altura de paseo de Gracia, cuando de pronto me he visto arrollada por lo que algunos medios de comunicación no dudarían en calificar de turba maloliente, de muchedumbre desalmada o de hordas.

Yo, en cambio, con la mente abierta y el talante prudente, me he preguntado quiénes eran todas aquellas personas que, en un idioma ininteligible (¿bengalí?, ¿tailandés?), coreaban lo que parecían lemas al tiempo que esgrimían en la mano unas coloridas prendas de ropa. Unas personas de rasgos asiáticos y calzadas con chanclas en pleno mes de enero que, como un todo, avanzaban por el centro de la calle, heroicas, deteniendo todos los vehículos que encontraban a su paso. Leer más

16 Dic

Es otoño en el Corte Inglés y yo me voy a exiliar a Alaska

por Carolina Montoto

Soy la doctora M., especialista en medicina familiar y comunitaria, y, como todo el mundo, yo tengo «mis días». Mañanas en las que no soporto que nadie me dirija la palabra antes de haberme tomado el café. Cuando, después de haber leído los diarios, salgo a la calle con un sombrero bien encajado en la cabeza para que mis ideas, aparentemente radicales, no se escapen volando. Y es que estamos en unos tiempos peligrosos para todo lo que se salga de la corriente y vaya más allá de nuestra domesticada educación.

Leer más

09 Dic

Las naranjas amargas de la sanidad

por Carolina Montoto

Soy la doctora M., especialista en medicina familiar y comunitaria, y hoy me he vestido de luto para denunciar las políticas homicidas de varios consellers de Sanitat del gobierno catalán. Vestida de arriba abajo de negro, llego al punto donde hemos quedado las compañeras y, ¡oh, sorpresa!, veo que solo somos tres gatas. Tres gatas del colectivo sanitario. Me subo por las paredes: ¿Qué está pasando para que nosotros, sector gravemente afectado por los recortes y las privatizaciones, apenas hayamos sacado las hachas de guerra? Tres ratas y, sin embargo, cortamos la calle, gritamos consignas y nos plantamos ante las puertas del Palau de la Generalitat. ¡Alto ahí! Un gorila con cara de «A ver si nos enteramos aquí de quién lleva los pantalones» nos pide las acreditaciones.  Cagada pastoret. Así que al final una servidora acaba accediendo sola a la sala donde se celebra un encuentro de todos los consellers de Sanitat que han pasado por la Generalitat desde 1980. Sola, indefensa y acoquinada. Leer más

02 Dic

Low cost a 120 gramos de dióxido de carbono

por Carolina Montoto

Soy la doctora M., especialista en medicina familiar y comunitaria, y en estos momentos me encuentro en Son Sant Joan, el aeropuerto de Mallorca, a punto de coger un avión que me lleve de vuelta a casa después de que el transatlántico Harmony of the seas me haya abandonado en la isla.

Ya en el avión, procuro relajarme y olvidarme de que un furibundo grupo de pasajeros de ese engendro marino ha intentado lincharme. Pero no puedo. Acabo de leer un artículo de Ecologistas en Acción  que, entre muchas cifras, menciona la contaminación que, de media, genera un avión low cost: 112 gramos/pasajero/kilómetro de dióxido de carbono. Y con los aviones convertidos en cadenas incesantes y regulares que recogen y sueltan pasajeros, los pelos se me ponen de punta y me acomete una repentina necesidad de salir corriendo de esta fábrica volante de gases sumamente nocivos para el medio ambiente. Leer más